..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

martes, 4 de julio de 2017

Esas malditas secuencias de pecado...


Me tientan las tentaciones...la carne del pecado...

Cuando sientes el arañazo de la tentación...es porque algo te atrae muchísimo...(obviedad sin florituras ni poesía).

Por ejemplo,  estás a punto de irte a la cama, es casi una hora intempestiva, y vas a la cocina y te da por abrir el frigo...¡allí está! el suculento pastel casi entero y que has dejado para mañana. Y sin pensártelo dos veces, lo sacas y te pones en un plato un buen trozo. ummmm...¡está buenísimo! y te relames los labios y te chupas los dedos... así que vuelves  a contemplar lo que queda del pastel...¡y te apetece tanto otro trozo más!...Sabes que no te conviene,  que no te sentará bien,  pero no te resistes a la tentación que te atrae hacia ese pastel....


Y así estamos hechos, sometidos constantemente al zarpazo de la tentación...

Y como en el Paraíso...que se dejaron tentar por el susurro seductor del demonio de la carne...de la manzana...y que por muy cargados de fe que estuvieran...la tentación de probar la fruta les atraía como un imán....

Y es que nadie está libre de ese deseo de la tentación...hasta los más seguros de su fe, como el mismo Jesús en la soledad del monte...que demostró que estaba hecho del mismo tejido...de la misma carne... y llamó a Miriam de Magdala, para que le consolara...y en ese viaje de placer...que como nosotros, tendrá muchos a lo largo de su vida... Incluso experimentará la tentación de desconfiar de su Padre...Y sufre...porque la carne es débil y no hay una fuerza ajena ni espiritual que sea más fuerte que el deseo de la carne...


32 comentarios:

  1. yo soy humano, débil, pecador...pero he de confesarte el secreto que cada vez me dejo atrapar menos por la carne...me inclino más hacia el marisco y el pescado

    ¿Tengo solución?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me preguntes a mi si tienes solución, porque, yo qué sé...pero si a ti te gusta el pescado y el marisco...y a mi la carne...quizás podríamos hacer buena pareja...

      Besos.

      Eliminar
    2. Ya solo falta un buen caldo q acompañe y un lugar acogedor

      La tentación no debe quedarse a medias

      Eliminar
    3. https://www.youtube.com/watch?v=Z4ai2ahCM0s

      Eliminar
    4. Música... Ya no hay duda alguna

      Eliminar
  2. Iba a cometer un pecado pero me has cortado el rollo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. je,je, bueno eres tú para que yo, pobre de mi, te corte el rollo.

      Saludos.

      Eliminar
  3. No hacían falta imágenes, lo explicaste estupendamente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé, Tracy, que con mis letras tienes más que de sobra, pero hay a quien le encantan las imágenes...
      Besos.

      Eliminar
  4. La carne es débil, amiga mía.
    Y el que esté libre de pecado que lance la primera piedra.
    Me ha encantado tu post... todo muy cierto.

    Mil besitos, Marián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, Auro, que también tirar piedras puede ser un vicio...como lo de ver la paja en el ojo ajeno...y es que todos somos débiles ante las tentaciones humanas.

      Muchos besos, Auro.

      Eliminar
  5. Sin tentaciones esto es muy aburrido, me encanta ceder y luego tengo remordimientos pero me duran poco. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que así la vida se vive mejor; dejándose tentar y luego arrepentirse...es mucho más divertido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. El asunto no es realmente caer en tentaciones, sino el ignorarlas, eso sí es un pecado.

    Besos dulces Marián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque las tentaciones son la sal de la vida.

      Un beso, Poeta.

      Eliminar
  7. Lo mejor de la tentación es resistirla para caer después.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese quiero y no quiero, lo mejor.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Hola Marián.. Nada, nada, dejémonos llevar por las tentaciones, cuanto mas tentadoras son, mas disfrutamos.
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a dejarnos tentar, llorenç, y a disfrutar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Si no hay tentación nada tiene sentido, por lo menos para mi...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para mi, sin tentaciones qué aburrido, no?

      Eliminar
  10. Ya decían que la única forma de evitar la tentación, es caer en ella ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. De carne somos... Me susurraba un pastel desde el frigobar. Buena entrada Marian :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, esos susurros, Demian
      son irresistibles...

      Muchas gracias
      y besos.

      Eliminar
  12. me gusta cuando escribes y no estás ausente y tus palabras llegan de parte de tu mente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué encanto eres dejando comentarios, Reco...
      Un beso.

      Eliminar
  13. Algo que debe de ser molesto es no ser tentado, no tener la oportunidad de afrontar una tentación...y sucumbir. O tener tentaciones poco interesantes.

    Bien escrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sentir ninguna tentación, tal vez cuando estemos muertos, pero ahora que estamos vivitos y coleando, no creo. Ser tentado y sucumbir...ummm...
      Abracito.

      Eliminar
  14. Que tema la tentación, fuerte, lo primero que te roba es la fortaleza para resistir.
    Los sentidos se vuelven impotentes y confusos ante ella, se puede oír la soledad, saborear el silencio y hasta oler lo sueños. Todo esto sucede y aún más, cuando la tentación ataca intensamente para lograr lo maravilloso que es el deseo.

    Un gusto volver a leerte.

    Un cariño

    Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien escribes, Juan!
      Y tienes tanta delicadeza, que hasta para escribir un comentario eres generoso y no buscas atajos, sino bellas palabras que acarician...

      Te quiero, Juan.

      Eliminar
    2. Yo masssssss ....

      Un cariño más.

      Juan

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.