..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

martes, 27 de noviembre de 2012

Justicia kafkiana...


Son las 7:30 de la mañana. Hace más de una hora que estoy despierta...y aún no estoy muy segura de si todo sucedió o todo fue un sueño...

Subieron ellos con el semblante circunspecto. Lo hicieron de prisa a la tercera planta. Los letrados ya dispuestos, echaban una vez más, un vistazo al informe del procedimiento. Abogados, procuradores, pasantes, ayudantes de pasantes, presuntos implicados, interesados, concurrentes y demás "alrededores". Todos se encontraban ya dispuestos a ocupar la sala donde se iba a celebrar la vista. Por fin, tras crear el conveniente nerviosismo y expectación, llega el juez. Por la sala empieza  a correr un murmullo...El juez no era el juez, los presuntos implicados no eran los presuntos...De pronto manos nerviosas, togas danzando llenando el ambiente de enérgicas inquietudes; turbulencias tan innecesarias, por otra parte, para gestionar el asunto que se iba a tratar allí. Papeles que salen volando entre las piernas de algunos concurrentes, cabezas con disparaderos de alarma que se activan. El ayudante del ayudante del funcionario que los había convocado, y éste que no aparece. Por fin llega, y anuncia señalando la escalera, que ¡por favor¡ todos le sigan. Bajan rápidamente, revoloteando, pasos compulsivos y taconeos, llegan a la segunda planta. Y entonces se deshace el entuerto. Habían sido cambiados algunos documentos e identidades. Después de una larga espera la vista se suspende y toda esta movida queda emplazada para otro día...

¿Todo este desbarajuste y descontrol podrá evitarse  con la implantación de las nuevas tasas judiciales? El Gobierno alega que lo que se pretende con las nuevas tasas es paliar la saturación de los juzgados. Pero lo cierto es que con esta nueva ley se impide a una gran parte de la sociedad la posibilidad de acudir a los tribunales por razones económicas. Los abogados se lo han tomado en serio. No así los procuradores y los peritos que ni se han inmutado.

¡Qué vergüenza¡



lunes, 19 de noviembre de 2012

Inspiración


Hay escritores cuyas palabras parecen lanzarse en busca de las ideas; otros, cuyas ideas parecen esperar las palabras que las expresan. El encuentro de unas y otras, ideas y palabras, es muchas veces obra del azar. Hay escritores--y no son los peores--en quienes la reflexión improvisa y la inspiración corrige.

Antonio Machado

jueves, 15 de noviembre de 2012

El rocío no la toca porque se teme quemar


La soledad prolongada no es sólo peligrosa y contraproducente: es también una depravación. Se pierde rápidamente el horizonte de la realidad, el baremo secreto que gobierna las cosas, su comparada valía. Si un retiro adecuado puede llegar a templar el espíritu como el acero y dorarlo para la batalla, un exceso puede llegar a fundir el metal del alma. La sed de comunicación puede llegar a ser tal que perdemos nuestra capacidad de aproximación a la realidad. La ansiedad entonces se dispara, como si, sin poder alcanzarla, pudiéramos ver la comida a través de un cristal. Pero, ¿cómo enhebrar una aguja con prisas?, ¿cómo disfrutar del paisaje a toda velocidad? La intensidad de nuestro deseo nunca es correspondida y nuestros intentos tendrán pronto el sabor de un fruto amargo. Del abismo insondable que uno mismo guarda, como en toda situación arriesgada, sólo las reglas y la suerte pueden salvarnos.

El espíritu humano necesita siempre al otro lado una resistencia con la que medirse, un muro, un problema, una conversación sobre la que construirse. Y se desespera cuando no la halla. Y cada decepción va nublando sus encuentros, va eliminando de su visión los infinitos colores del mundo. Nuestro espíritu, cada vez más pobre, se sentirá incapaz de afrontar tanto abandono. Poco a poco, se colapsará. Hay un punto de no retorno para el espíritu cuando se adentra en sí mismo hacia la nada. No cruzar esa línea debería ser nuestra primera regla, pues suele la vida en el lado opuesto celebrarse.

domingo, 11 de noviembre de 2012

La muerte de los elefantes


Todo pasa y todo vuelve, eternamente gira la rueda del ser. Todo muere, todo reflorece, eternamente se desenrolla el año del ser. Todo se rompe, todo se reajusta; eternamente se edifica la morada del ser

Friedrich Nietzsche

                               **********************

La noche de cierto día en un parque de París.
Dos viejas glorias del "cinematógrafo" empezaron a filosofar. Iban paseando y al final se sentaron en un banco del parque. Una hermosa Luna del mes de Mayo coqueteaba con la tenue luz de un farol...cañón de luz crepuscular, farol de pálida luz, tango o bolero...Y en medio dos actores sentados en un banco. Plató improvisado creando una ecuación perfecta. Se contemplaban el uno al otro con una triste sonrisa, que implacable, colgaba de sus labios consumidos. Bolsas ingratas sombreaban el contorno de sus ojos.


Los participantes del rodaje de una película habían organizado una fiesta. Los jóvenes protagonistas se divertían en la fiesta, y estos dos veteranos artistas hablando y recordando viejos tiempos se habían alejado de la algarabía de actores, y terminaron sentados en el parque.

¡Nadie los echó en falta¡...

Pocos años después uno se suicidó porque no pudo soportar la vejez (¡la odiaba con toda su alma¡). El otro aguantó con dignidad una grave enfermedad hasta el final, no sin antes declarar que no se rendiría ante el dolor, aclarando que aún había un dolor más grande que el dolor físico: la contemplación de ver su vejez ante el espejo, ya que su mente  seguía siendo la de un muchacho. Veía a sus hijas, jóvenes y bellas, y se llenaba su alma de una nostalgia que le hacía entra en un estado de melancolía.

Aquella noche en París, estas dos viejas glorias hablaron de lo humano y lo divino; de la vida y de la muerte...Ahora los dos son invitados a la cena de Thanatos. Siempre habían vivido en esa disyuntiva: entre la vida y la muerte, como tantas veces habían hecho de la verdad mentira, o de la mentira verdad en sus interpretaciones. Y así pasaron aquella noche. ¿Qué es la verdad? ¿Qué es la mentira? ¿Qué es la vida? ¡Qué es la muerte?...Y en éstas disquisiciones estaban cuando de pronto se levantaron del banco y se les ocurrió decir al unísono:

¡¡Somos unos vejestorios¡¡

Una simple definición, una expresión que está al alcance de cualquiera. Una verdad tan ancestral como la noche de los tiempos...un axioma que por serlo no necesita demostración...salta a la vista.

Y se fueron al hotel...¡muertos de risa¡...






miércoles, 7 de noviembre de 2012

Morbo...


El andamio se ha soltado y el hombre ha caído al vacío.
Un estruendo, desconcierto...personas que se amontonan y se agitan.
Buscan con ojos ansiosos el cuerpo machacado, reventado contra el suelo, sangriento y destrozado...quieren ver al trabajador...

Llega la policía con su impostura de autoridad y empiezan a despejar la zona. No sin malos modos retiran a la chusma ("chusma" babeo despectivo que entre dientes se les escapa).
--Hagan el favor, circulen.
Dibujan una parcela y la aíslan con precintos. Teléfonos móviles en acción. Cantos de sirenas. Como en una especie de anfiteatro queda la "chusma" al margen.
--¿Usted lo ha visto?
--Apenas...Enseguida han venido a taparlo con unos trapos.
--Pues de la altura que ha caído ha debido quedar el pobre...

Un hombre joven, el más osado, ha saltado ágilmente por encima de la cinta de protección, se acerca para verlo. No ha podido evitarlo. De pronto, como una ola, un río de personas se mueven con la sinuosidad del mar...A pocos metros del bulto que había sido un hombre, la maraña y el tumulto, la indisciplina cívica y el temblor humano...¡Todos quieren ver sangre y huesos desparramados, masa encefálica manchando el abollado casco...cabeza aplastada contra el asfalto...¡

jueves, 1 de noviembre de 2012

Venimos del polvo...y al soplo de Nirvana vamos...


La fatalidad posee una cierta elasticidad que se suele llamar libertad humana

Charles Baudelaire

                           *************

De mil y una maneras morimos.

Morimos, como consecuencia de guerras, terremotos, inundaciones, grandes incendios, pateras, accidentes de tráfico, errores médicos, torturas, ejecuciones, suicidios...nos morimos mucho ¡muchísimo¡
Morimos bajo estas circunstancias y algunas otras que se nos escapan.
Morir es la consecuencia natural de estar vivos.

Y del otro lado, queremos apuntarnos a los avances de la Ciencia; al genoma humano, las células madre...(el tema del cáncer tiene un debate aparte). Es inútil. A pesar del progreso todo sigue más o menos igual ¿Hay esperanza para el ser humano? La hay. De la materia de la que estamos hechos no podemos escapar...estamos hechos de polvo de estrellas. Y a ellas volveremos cuando se apague la llama de Nirvana y volvamos de nuevo a nuestra primigenia esencia.