..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

lunes, 24 de diciembre de 2012

Nochebuena...


Como si fuera un imperativo legal hoy cenaré acompañada de familiares. Algunos miembros que hacía tiempo que no veía. Nada, algo totalmente inesperado. Salvar las formas y seguir el protocolo. En la mesa redonda lucirá el inmaculado mantel, blanco y bordado. Lo de inmaculado es pura literatura, algunas impertinentes manchas amarillas serán camufladas con los platillos del pan. La fila brillante de las copas, el orden de las cucharas, los cuchillos y los tenedores. Impecable todo...

Mañana será otro día, y después de éstos días otro año...y vendrán otros banquetes...que traerán otras nostalgias...otros sueños...

FELICIDADES A TODOS

martes, 18 de diciembre de 2012

...esse est percipi...


Los dramas de Mente y Cuerpo

¿Ofrecen los sentidos un cuadro del mundo externo, o tan sólo datos en bruto que han de ser procesados por la mente para formar un retrato?

George Berkeley (1685-1753). El filósofo irlandés que dudaba de la existencia de lo material...¡que negaba la existencia de un mundo material fuera de la conciencia del hombre! ¿Veía lo que era?¿Qué era lo que veía? La materia se siente, se percibe, "nuestra vivencia del tiempo y el espacio puede ser algo que sólo se encuentra en nuestra conciencia".

George Berkeley, después de intentar fundar un colegio en Las Bermudas, trató de difundir su doctrina en América. Sin poder conseguirlo, tuvo que regresar a Londres y más tarde fue nombrado obispo de Cloyne. Después de ser nombrado obispo, su doctrina empezó a desarrollar una filosofía algo ambigua: entre idealista y pragmática. Con una clara intención apologética de defensa de la religión cristiana. Bajo mi particular punto de vista esta dualidad no queda expuesta, más bien se insinúa entre líneas. Ha pasado a la historia como un filósofo idealista, esto según desde el ángulo que se mire, puede ser más bien una situación vivencial del obispo. Sentido práctico diría yo.

Algunas de sus más famosas tesis (inexistencia del mundo exterior, material etc) suscitaron no pocos momentos irrespetuosos hacia su persona, despertando la hilaridad e inquietud entre sus contemporáneos que se veían abocados a refutarlas mediante groseros argumentos, ad hominem, como el llamado "argumento baculino" consistente en coger  el báculo del obispo, golpearle la cabeza y preguntarle entonces sobre "la inexistencia del mundo exterior material".

Para George Berkeley, todo lo que existe sólo existe en la medida en que es percibido o puede percibirse  por algún "espíritu". De ahí su famosa ecuación entre ser y ser percibido (esse est percipi aut percipere). Y, sin embargo, todo el criticismo desplegado contra la afirmación tácita o velada, en el sentido de los materialistas franceses, de una substancia material existente independientemente de nuestra percepción, queda frenado en el momento de examinar la "substancia espiritual". En este aspecto, Berkeley, está como a mitad del camino entre el empirismo ingenuo de Locke y el empirismo consecuente de Hume. Berkeley considera necesario afirmar la existencia de una "substancia espiritual" que hace posible la aparición de sensaciones.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Una dimensión infinita


La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado, la imaginación circunda el mundo

Albert Einstein

                      ***********

Humildemente creo que la fantasía fue el primer gran hallazgo intelectual de los seres humanos. Que partiendo de preguntas que ahora nos parecerían infantiles, intentaban buscar las respuestas. Y es un hallazgo tan prodigioso que aún hoy no ha sido superado a pesar de la evolución, de las culturas, del progreso económico o de los avances científicos y tecnológicos de nuestro tiempo. Pensemos, si no, en el modo en que todas las tribus de la Tierra, desde América a Oceanía, desde Europa a África o Asia, respondieron a las preguntas de qué eran el Sol o la Luna; por qué aparecían y desaparecían en el cielo; qué eran la noche, las estrellas, las tormentas, el fuego, la vida, la enfermedad o la muerte.

Es sorprendente que todas las civilizaciones del planeta coincidieran en suplir su falta de conocimientos sobre la verdadera realidad que tanto les intrigaba, convirtiendo todo lo que les era desconocido e inexplicable en fascinantes y asombrosas fantasías, en puras invenciones de la imaginación, en apasionantes historias comprensibles por todos, generación tras generación, por muy ingenuas o absurdas que resulten hoy a nuestros ojos.

En esas primeras maravillosas fantasías el Sol no era una estrella, ni la Luna un satélite. Ambos eran los creadores del mundo, los dioses del universo, las temibles divinidades que regían a su antojo la vida y la muerte de los hombres.

A esta exaltación de la fantasía como primer gran acto de la genialidad humana, habrá quien oponga que no sea para tanto pues, al fin y al cabo, no se trató más que de una lógica reacción del hombre primitivo ante el asombro de lo desconocido.

Y sin embargo, es en esa insólita e ingenua atribución del carácter de divinidad al Sol o a la Luna, al trueno o al fuego, a la tempestad o al viento, donde se oculta la esencia misma del ser humano. Que donde no pudieron comprender crearon a los dioses. Inventaron a los dioses para que sean ellos quienes den sentido a nuestra existencia. ¿Acaso hay fantasía más prodigiosa en toda la historia de la humanidad? ¿Acaso alguien, algún artista, algún pintor, algún inventor, algún escritor, imaginó alguna vez un personaje tan extraordinario como esos dioses primigenios, capaces de crear a su creador? Porque los hombres de la prehistoria no se limitaron a decir que el Sol y la Luna eran dioses. También les atribuyeron el poder de la creación del firmamento, de las estrellas, de la Tierra, del aire, del agua, del bosque y las montañas, y de los hombres y mujeres que las habitaban bajo el dominio de la luz y los terrores de la noche. El ser humano crea a los dioses para que sean ellos quienes le infundan vida a él. ¿Acaso cabe una paradoja más hermosa y más fantástica? Yo creo que no.

Y el propio Einstein llegó a decir: "Cuando me examino a mi mismo y a mis formas de pensar llego a la conclusión de que el regalo de la fantasía ha significado más para mi que mi talento para absorber el conocimiento positivo". Si esto lo dijo un flamante y admirado Premio Nobel de física, imagínense ustedes lo que puedo llegar a pensar yo que soy una simple personita...aunque tan fantasiosa como la que más...




domingo, 9 de diciembre de 2012

Virus malicioso...



Ayer recibí una carta. Una carta de esas que ahora se escriben por la vía e-mail. Y me hizo mucha gracia porque en realidad a mi esas cosas no me afectan. Ya estoy curada de espantos. En dicha carta se me pregunta que qué hago yo para escribir así, como escribo...con esa admirable sencillez para exponer temas tan sumamente complejos. Y la verdad es que no tengo ni idea. Escribo y punto. No hay más. Después sigue la carta hablando de estilos, reglas gramaticales, licenciaturas y así por el estilo. Lo único que se me ocurría era reírme. Y su actitud me recordó aquel cuento infantil del ciempiés. Seguro que lo recuerdan. Pero para demostrar a éste caballero (sí, es un hombre) de que yo soy así de sencilla y que escribo como me sale de dentro; sin saber cómo ni por qué lo hago, simplemente escribo porque sí, les contaré un cuento:

Érase una vez un ciempiés. Cuando bailaba, todos los animales del bosque se reunían para verlo. Y todos quedaban muy impresionados por el exquisito baile. Pero para algunos animales, como por ejemplo el sapo, fue motivo de envidia; el sapo estaba enfermo de envidia. Y tampoco podía decir  que él no bailaba sencillamente porque no quería; decir algo así no tendría ni pies ni cabeza. Así que empezó a idear un plan diabólico. Se sentó y se puso a escribir una carta al ciempiés: Querido e inigualable ciempiés: Soy un devoto admirador de tu maravillosa forma de bailar. Me encantaría aprender tu método. ¿Levantas primero el pie izquierdo nº 78 y luego el pie derecho nº 47? ¿O empiezas el baile levantando el pie izquierdo nº 23 antes de levantar el pie derecho nº 18?. Espero tu contestación con mucha ilusión. Atentamente, el sapo.

El ciempiés estuvo varios días después de recibir la carta, pensando en lo que realmente hacía cuando bailaba...

El ciempiés no volvió a bailar jamás.


lunes, 3 de diciembre de 2012

Hay quien busca el amor de una mujer para olvidarse de ella, para no pensar más en ella


¿Es ese hombre clavado en la cruz un símbolo de paz? ¿No es más bien un símbolo de la intransigencia y la crueldad humana? Judas Iscariote volverá a vender al Señor, y Pablo a presenciar en Jerusalén el martirio de Esteban. En materia teológica no hay novedad sin riesgo. ¿Y cuántas veces veremos escritos los versículos terminales del noveno capítulo de la Epístola a los Hebreos? ¿No es una aparatosa frivolidad que el sacrificio de un solo hombre salvara a toda la Humanidad?...¿Y no es la Literatura patrimonio de la Humanidad, no redactada por una persona concreta si no por todas las que han sido y serán?..."No encendéis una pira, encendéis un laberinto de fuego. Si aquí se unieran todas las hogueras que han sido, no cabrían en la tierra y quedarían ciegos los ángeles"...¿Y cuántos libros sagrados han sido desechados por demasiado malvados, o por inútiles? ¿Y no se ha cambiado la letra sobre la perversión de una idea?..."Perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores...¿Y no es menos cierto que quedó escrito que "no ser malvado es una soberbia satánica"?...

Y la escritura...Cuando uno escribe gozoso y luego se inquieta por la sospecha de que son palabras ajenas...Y la incertidumbre te atormenta. Sufrir, o variar ese pensamiento que es debilitar la idea. Dejarla desnuda puede salvarte, buscar en la memoria te desasosiega...puede ser un plagio...¿Y por qué Dios nunca se interesa en aclarar las cosas? ¿O es que prefiere insinuar con ello una confusión de la mente divina?...


martes, 27 de noviembre de 2012

Justicia kafkiana...


Son las 7:30 de la mañana. Hace más de una hora que estoy despierta...y aún no estoy muy segura de si todo sucedió o todo fue un sueño...

Subieron ellos con el semblante circunspecto. Lo hicieron de prisa a la tercera planta. Los letrados ya dispuestos, echaban una vez más, un vistazo al informe del procedimiento. Abogados, procuradores, pasantes, ayudantes de pasantes, presuntos implicados, interesados, concurrentes y demás "alrededores". Todos se encontraban ya dispuestos a ocupar la sala donde se iba a celebrar la vista. Por fin, tras crear el conveniente nerviosismo y expectación, llega el juez. Por la sala empieza  a correr un murmullo...El juez no era el juez, los presuntos implicados no eran los presuntos...De pronto manos nerviosas, togas danzando llenando el ambiente de enérgicas inquietudes; turbulencias tan innecesarias, por otra parte, para gestionar el asunto que se iba a tratar allí. Papeles que salen volando entre las piernas de algunos concurrentes, cabezas con disparaderos de alarma que se activan. El ayudante del ayudante del funcionario que los había convocado, y éste que no aparece. Por fin llega, y anuncia señalando la escalera, que ¡por favor¡ todos le sigan. Bajan rápidamente, revoloteando, pasos compulsivos y taconeos, llegan a la segunda planta. Y entonces se deshace el entuerto. Habían sido cambiados algunos documentos e identidades. Después de una larga espera la vista se suspende y toda esta movida queda emplazada para otro día...

¿Todo este desbarajuste y descontrol podrá evitarse  con la implantación de las nuevas tasas judiciales? El Gobierno alega que lo que se pretende con las nuevas tasas es paliar la saturación de los juzgados. Pero lo cierto es que con esta nueva ley se impide a una gran parte de la sociedad la posibilidad de acudir a los tribunales por razones económicas. Los abogados se lo han tomado en serio. No así los procuradores y los peritos que ni se han inmutado.

¡Qué vergüenza¡



lunes, 19 de noviembre de 2012

Inspiración


Hay escritores cuyas palabras parecen lanzarse en busca de las ideas; otros, cuyas ideas parecen esperar las palabras que las expresan. El encuentro de unas y otras, ideas y palabras, es muchas veces obra del azar. Hay escritores--y no son los peores--en quienes la reflexión improvisa y la inspiración corrige.

Antonio Machado

jueves, 15 de noviembre de 2012

El rocío no la toca porque se teme quemar


La soledad prolongada no es sólo peligrosa y contraproducente: es también una depravación. Se pierde rápidamente el horizonte de la realidad, el baremo secreto que gobierna las cosas, su comparada valía. Si un retiro adecuado puede llegar a templar el espíritu como el acero y dorarlo para la batalla, un exceso puede llegar a fundir el metal del alma. La sed de comunicación puede llegar a ser tal que perdemos nuestra capacidad de aproximación a la realidad. La ansiedad entonces se dispara, como si, sin poder alcanzarla, pudiéramos ver la comida a través de un cristal. Pero, ¿cómo enhebrar una aguja con prisas?, ¿cómo disfrutar del paisaje a toda velocidad? La intensidad de nuestro deseo nunca es correspondida y nuestros intentos tendrán pronto el sabor de un fruto amargo. Del abismo insondable que uno mismo guarda, como en toda situación arriesgada, sólo las reglas y la suerte pueden salvarnos.

El espíritu humano necesita siempre al otro lado una resistencia con la que medirse, un muro, un problema, una conversación sobre la que construirse. Y se desespera cuando no la halla. Y cada decepción va nublando sus encuentros, va eliminando de su visión los infinitos colores del mundo. Nuestro espíritu, cada vez más pobre, se sentirá incapaz de afrontar tanto abandono. Poco a poco, se colapsará. Hay un punto de no retorno para el espíritu cuando se adentra en sí mismo hacia la nada. No cruzar esa línea debería ser nuestra primera regla, pues suele la vida en el lado opuesto celebrarse.

domingo, 11 de noviembre de 2012

La muerte de los elefantes


Todo pasa y todo vuelve, eternamente gira la rueda del ser. Todo muere, todo reflorece, eternamente se desenrolla el año del ser. Todo se rompe, todo se reajusta; eternamente se edifica la morada del ser

Friedrich Nietzsche

                               **********************

La noche de cierto día en un parque de París.
Dos viejas glorias del "cinematógrafo" empezaron a filosofar. Iban paseando y al final se sentaron en un banco del parque. Una hermosa Luna del mes de Mayo coqueteaba con la tenue luz de un farol...cañón de luz crepuscular, farol de pálida luz, tango o bolero...Y en medio dos actores sentados en un banco. Plató improvisado creando una ecuación perfecta. Se contemplaban el uno al otro con una triste sonrisa, que implacable, colgaba de sus labios consumidos. Bolsas ingratas sombreaban el contorno de sus ojos.


Los participantes del rodaje de una película habían organizado una fiesta. Los jóvenes protagonistas se divertían en la fiesta, y estos dos veteranos artistas hablando y recordando viejos tiempos se habían alejado de la algarabía de actores, y terminaron sentados en el parque.

¡Nadie los echó en falta¡...

Pocos años después uno se suicidó porque no pudo soportar la vejez (¡la odiaba con toda su alma¡). El otro aguantó con dignidad una grave enfermedad hasta el final, no sin antes declarar que no se rendiría ante el dolor, aclarando que aún había un dolor más grande que el dolor físico: la contemplación de ver su vejez ante el espejo, ya que su mente  seguía siendo la de un muchacho. Veía a sus hijas, jóvenes y bellas, y se llenaba su alma de una nostalgia que le hacía entra en un estado de melancolía.

Aquella noche en París, estas dos viejas glorias hablaron de lo humano y lo divino; de la vida y de la muerte...Ahora los dos son invitados a la cena de Thanatos. Siempre habían vivido en esa disyuntiva: entre la vida y la muerte, como tantas veces habían hecho de la verdad mentira, o de la mentira verdad en sus interpretaciones. Y así pasaron aquella noche. ¿Qué es la verdad? ¿Qué es la mentira? ¿Qué es la vida? ¡Qué es la muerte?...Y en éstas disquisiciones estaban cuando de pronto se levantaron del banco y se les ocurrió decir al unísono:

¡¡Somos unos vejestorios¡¡

Una simple definición, una expresión que está al alcance de cualquiera. Una verdad tan ancestral como la noche de los tiempos...un axioma que por serlo no necesita demostración...salta a la vista.

Y se fueron al hotel...¡muertos de risa¡...






miércoles, 7 de noviembre de 2012

Morbo...


El andamio se ha soltado y el hombre ha caído al vacío.
Un estruendo, desconcierto...personas que se amontonan y se agitan.
Buscan con ojos ansiosos el cuerpo machacado, reventado contra el suelo, sangriento y destrozado...quieren ver al trabajador...

Llega la policía con su impostura de autoridad y empiezan a despejar la zona. No sin malos modos retiran a la chusma ("chusma" babeo despectivo que entre dientes se les escapa).
--Hagan el favor, circulen.
Dibujan una parcela y la aíslan con precintos. Teléfonos móviles en acción. Cantos de sirenas. Como en una especie de anfiteatro queda la "chusma" al margen.
--¿Usted lo ha visto?
--Apenas...Enseguida han venido a taparlo con unos trapos.
--Pues de la altura que ha caído ha debido quedar el pobre...

Un hombre joven, el más osado, ha saltado ágilmente por encima de la cinta de protección, se acerca para verlo. No ha podido evitarlo. De pronto, como una ola, un río de personas se mueven con la sinuosidad del mar...A pocos metros del bulto que había sido un hombre, la maraña y el tumulto, la indisciplina cívica y el temblor humano...¡Todos quieren ver sangre y huesos desparramados, masa encefálica manchando el abollado casco...cabeza aplastada contra el asfalto...¡

jueves, 1 de noviembre de 2012

Venimos del polvo...y al soplo de Nirvana vamos...


La fatalidad posee una cierta elasticidad que se suele llamar libertad humana

Charles Baudelaire

                           *************

De mil y una maneras morimos.

Morimos, como consecuencia de guerras, terremotos, inundaciones, grandes incendios, pateras, accidentes de tráfico, errores médicos, torturas, ejecuciones, suicidios...nos morimos mucho ¡muchísimo¡
Morimos bajo estas circunstancias y algunas otras que se nos escapan.
Morir es la consecuencia natural de estar vivos.

Y del otro lado, queremos apuntarnos a los avances de la Ciencia; al genoma humano, las células madre...(el tema del cáncer tiene un debate aparte). Es inútil. A pesar del progreso todo sigue más o menos igual ¿Hay esperanza para el ser humano? La hay. De la materia de la que estamos hechos no podemos escapar...estamos hechos de polvo de estrellas. Y a ellas volveremos cuando se apague la llama de Nirvana y volvamos de nuevo a nuestra primigenia esencia.

martes, 30 de octubre de 2012

Esto no es un cuento


Diderot, de lo paradójico y del relativismo.
Ceci n'est pas un conte

Ceci n'est pas une pipe
Magritte

Hoy estaba pensando en la literatura que han creado los grandes. En esas novelas que acaban bastante mal. En la Regenta, Ana Karenina, Madame Bovary o La Dama de las camelias...¡Pero bueno¡...¡Si todo son mujeres...¡

¿Literatura de hombres, para mujeres?...
¿Literatura sobre mujeres para hombres?...


jueves, 25 de octubre de 2012

Un mal trago...


Comienza a atardecer...

Amanece.

Pronto estallará la claridad del día con el gran clamor de gorriones.
A través de la ventana un rayo de luz se ha filtrado entre las láminas de la persiana iluminando los relucientes zapatos. Siguen en el mismo sitio  donde los dejó la noche anterior. Los ha mirado de soslayo, sin apenas prestarles atención. Son zapatos limpios, brillantes, aunque gastados por tanto caminar en sus meditaciones. Nadie en esas circunstancias, podría ponerse dentro de sus zapatos...le invade la desolación. Lo ha pensado...Pero se dará un tiempo para la meditación, porque hay un tiempo para todo: "Tiempo para nacer y tiempo para morir, tiempo para abrazar y tiempo para abstenerse de abrazos"...Y cuando se abstrae y se deja vencer por los recuerdos se siente morir; un caos de pensamientos lo devoran y entonces comprende que no puede seguir por mucho tiempo viviendo en ese infierno...

Todo comenzó aquel día...que paseó su mirada por azar, casi sin querer, y a través de la celosía la divisó. Iba avanzando por el pasillo central hacia el Altar Mayor. Era una mujer morena de esbelta figura, piernas bien torneadas, preciosos zapatos adornaban sus pies, alto tacón color burdeos. Quizás confeccionados por algún artesano en Italia o tal vez en París. Era su debilidad desde niño: los zapatos de mujer. Una fijación que creyó abortada en sus tiempos de seminarista. La mujer se volvió y ambos quedaron atrapados en una intensa mirada. Esa tarde fue la primera tarde que la vio.

 
La segunda tarde la tuvo tan cerca que respiró su aroma. Que hasta pudo imaginarla  como Dios la había creado; como la Eva de los libros sagrados. Con su imaginación desató su larga melena que quedó flotando al viento. Sus largos y hermosos cabellos ondulando aromas...cera líquida quemando pétalos de rosa...bellísima epifanía de la Naturaleza...


La tarde tercera la realidad se impuso, y si ella resultó irresistible no fue sólo por su belleza sino por las circunstancias que la rodeaban, le comprometió de tal modo que tuvo su alma en la palma de su mano.

Esa tarde fue como una revelación. La vivieron en Roma...y camuflados como un par de turistas se vieron paseando por el Vaticano. Cada vez que lo rememoraba casi perdía el conocimiento. En esa transubstanciación de si mismo, en ese vértigo de sentirse realizado como hombre, en esa aventura vital.


La siguió por largos pasadizos casi en la oscuridad, jugaron a la gallinita ciega entre los muros llenos de armarios empotrados cargados de incunables, momentos esotéricos llenos de misterio, de documentos y palimpsestos, de citas bíblicas, de códigos ocultos...y jugaron a juegos prohibidos por aposentos traseros ocultos al vulgo...Tramas, revelaciones, crímenes, futuros apocalipsis...En un instante quedaron iluminados por un sol multicolor de vidrieras...las sombras de cuernos llameantes los acechaban en cada recodo...un beso...un primer beso interminable...Él se dejó llevar. Cerró los ojos y naufragó en los labios de ella...sus cuerpos quedaron fundidos en uno...ardían...cayó en un abismo inconmensurable en círculos concéntricos en  su descenso a los infiernos...Hasta que al fin pudo calmar su corazón. Asidos de la mano se adentraron por un túnel oscuro alcanzando un laberinto hasta llegar a un pórtico trasero y se perdieron en la noche...


Tenía bastantes motivos para pensar que con sólo un ademán de sus manos, un chasquido de sus dedos, ella le hubiera retenido. Pero lo dejó partir. Dicen que después de una guerra o una catástrofe las parejas están en ese punto en que pueden unirse para vivir felices para siempre. Así acaban la mayor parte de los argumentos. Se ve a la pareja que se va por un sendero y "The End"...Pero no para él, que siempre había esperado una vida más alta junto al Altísimo.

Tres tardes y todas en un mismo mes, pero eran tardes que nunca olvidaría. Tal vez la Providencia les tendría reservada una inesperada prolongación...

*****************

Han pasado las horas, en su alma se funden lo sublime con lo puramente carnal...agitado entre penumbras no puede dormir...y en su duermevela una mujer avanza hacia él adornada como una Geisha. Le ofrece un vino rojo tiziano dentro de un zapato de fino y altísimo tacón, y con  sus sinuosos movimientos de caderas se acerca tanto que tiene su cuerpo a su merced, que hasta puede acariciar y besar los deditos de sus pies...¡Santo Dios¡ ¡¡Apiádate de mi¡¡...En un estremecimiento atroz cae de hinojos y sus ojos se llenan de lágrimas ardientes..."¡Dios mio, acógeme en tu seno¡"..."Elí, Elí, lema sebaqtani"..."Dios mio, Dios mio ¿por qué me has abandonado?"...


sábado, 20 de octubre de 2012

Salta la copa de mi mano al suelo...



CASTRATI MONEY

Y va él y me suelta una bofetada...
La risa quedó congelada en mi rostro, como en aquel filme de Rita Hayworth. El impulso me dobló el cuello y los cabellos se desmelenaron...me quedé tambaleando. Creo que a él se le nubló la vista. Le empezó a temblar la mandíbula...instantes de estupor tratando de recomponer el gesto y balbuceó: ¡Zorra¡...

Y todo porque le hice ponerse delante del espejo. Le obligué a contemplarse, a que se viera tal como era desnudo. Y vio que no era nada, que no era nadie cuando se despojaba del traje del dinero. Le dije que estaba castrado, porque el mayor castrador es el dinero...Eres un cero a la izquierda, tú no haces nada, estúpido; el dinero lo hace todo por ti. El dinero te ha castrado ¡ja, ja, ja, ja, ja...¡

Y entonces fue y me soltó la hostia...


Él se fue y me dejó pensando. Y empecé a recordar la conversación que tuve con un amigo al que siempre he tenido por muy inteligente. Una conversación que tuve una vez no hace mucho en la que quise que me hablara de mi, de que si él sabía quien era yo. Porque yo no lo sabía. Y creí que me iba a decir que lo que a mi me pasa es normal. Pero no.

--Mira-me dijo-, cualquier cosa de las que te parezcan normal si la analizas verás que no hay nada comprensible dentro de lo que nos sucede...

Después se tumbó en el suelo boca abajo.
--¿Y esto te parece normal?
--La verdad, no mucho.
--Pues así vivimos en la Tierra. Unos hacia arriba y otros hacia abajo. Y no nos parece increíble. Para que pudieras estar viva, amiga mía, tuvieron que agruparse trillones de átomos antes dispersos en una disposición que sólo existió una vez para ser tú. Los átomos no tenían la más mínima conciencia de ser átomos. Pero para darte la existencia tuvieron que hacer miles y millones de tareas. Y eso ¿te parece normal?
--Bueno...
--Cállate y escucha...pasadas unas horas...unas seiscientas cincuenta mil horas si la vida de uno es larga, esos átomos deciden que todo ha terminado para ti y se dispersan. Y eso ¿te parece normal?
--Eso es la vida.
--En efecto, y no sabes lo que viene después...Lo único es que al nacer no preguntas nada porque se nace sin discernir y sin saber hablar. Hace unos catorce millones de años todo era nada. Los protones son una parte infinitesimal de un átomo. Un átomo es pequeño. Pues un átomo es gigante al lado de un protón. Tócate las narices.

Tengo que reconocer que mi amigo tiene una gran habilidad para hacerme una cura de "antiestupor". Su oratoria a veces es hipnótica.

--Y ahora imagínate que cogemos una mierda de protón y lo reducimos ni más ni menos que a una milmillonésima parte de su tamaño. ¡Una milmillonésima parte del tamaño de un protón de nada¡ Y ahora, querida amiga, imagínate que se produce una explosión que surge del interior de esa magnitud inimaginablemente minúscula...pues bien ¡Esa explosión llenó por completo lo que era la nada. La nada dejó de existir. Ahora, donde antes había la nada, está el universo. En un solo latido, ¡zas¡, ¡ah¡, y para que lo sepas, tras una diezmillonésima de billonésima de billonésima de segundo, surgió la gravedad, seguida del electromagnetismo y las fuerzas nucleares. Un instante después, partículas elementales. Más tarde fotones, protones, electrones y neutrones. Y luego, bla, bla...naciste tú. Y esto ¿te parece normal?
--No.
--Pues no dejes de estar atónita. Estás pasando por un mundo increíble dando por sentado que todo es normal.
--De acuerdo, tienes toda la razón...pero insisto ¿qué somos?
--Para empezar, querida amiga, cambia el verbo "ser" por el verbo "estar". Y ya que estamos en gramática...y en el aquí y ahora, eres verbo...y piensa que ahora, en este momento, no pasas de complemento circunstancial...

Sí, sí. Pero a mi esa bofetada me ha dolido, porque es él el que me la ha dado...y ahora no sé si algo me la he merecido...

sábado, 13 de octubre de 2012

Saliendo en la foto.


Que nuestra vida pende de un hilo es la conclusión a la que llegan los eruditos de todas las ciencias. Nuestra existencia es un misterio y a nuestra capacidad de incomprensión se suma el misterio de que aún teniendo tantas limitaciones hemos sido puesto a prueba en la carrera hacia la vida. Aún así nuestra identidad tiende a la opacidad, al pluralismo de pertenecer a un clan, a una tribu, a una familia.

Desde tiempos ancestrales en el que el género humano se regía por sistemas politeístas, más tarde monoteístas y después todas las siguientes particularidades de sistemas políticos en los que más tarde subyace la autoridad de un ente teocrático personalizado en un Dios supremo que elige a dedo a un ser humano convirtiéndolo a su vez en un dictador, "elegido por la gracia de Dios" pasando por todas las distorsiones de los grandes sistemas políticos que han ido degenerando en la zanahoria puesta delante del burro y hacernos creer que el pueblo es soberano y elige a su libre albedrío lo que más le conviene, utilizando la estulticia de las masas, ese monstruo de millones de cabezas pero sin cerebro, sabiendo que esa fuerza bruta es un potencial inmenso si se va de las manos y las marionetas pueden provocar un laberinto de confusiones.

Y a qué viene tanta dispersión y tanta elucubración, dirán algunos, pues no viene a ninguna exposición trascendente, es sólo una divagación para terminar diciendo lo de siempre: ¡¡En qué manos estamos¡¡
Es esto un botón, una muestra, ni más ni menos, un pie de foto.
Sólo eso.

martes, 9 de octubre de 2012

Otros mundos...


Lo que es creado por el espíritu es más vivo que la materia
Charles Baudelaire

           *******************

Constantemente el cine nos muestra diversidad de mundos...mundos caóticos y mundos maravillosos. Seres vivientes atroces sujetos a la supervivencia y seres magníficos como dioses que todo lo pueden.

En esas películas y series de género de ciencia-ficción nos muestran también esos dilemas, los enigmas insondables de seres inteligentes, con una inteligencia superior a la de los terrícolas, seres que sueñan con otros mundos y que van tras la creencia de que el mundo en el que viven no es real. O al menos que no se realizará hasta fagocitar por completo a otros seres extraños. En estos filmes suelen presentarnos la distopía más que la utopía, es decir: el caos en sus desórdenes más que un mundo feliz.

Comencemos por Matrix.


¿Qué es Matrix?
¿Es un mundo de falsas realidades bajo el nombre de ilusión?
¿Es una simulación virtual?
¿Es Matrix una ecuación filosófica aún sin resolver?

Es el eterno dilema filosófico.
Qué es mejor:
¿Adquirir conocimiento porque el saber nos hace libres, o crearnos un mundo irreal pero feliz?

Dos opciones:


La pastilla roja nos desvela la verdad de todo.
La pastilla azul nos sume en un mundo virtual pero feliz.

¿Nos conviene saber toda la verdad?

Depende de si quieres ser feliz o libre; porque el conocimiento te hace libre pero no te hace feliz.

¿El conocimiento no te hace feliz?

El conocimiento te enseña cómo es la libertad.
¿Y qué es la libertad?
Comer del "Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal"...eso ¿no es la antesala del infierno? ¿eso no fue lo que nos expulsó del Paraíso?

El saber toda la verdad, mata.

¿Mata?...

¡La clarividencia es la madre de tantos y tantos suicidios¡...


¿Debemos conocer la Verdad?
La pastilla roja...
La pastilla azul...
He ahí el dilema.

sábado, 29 de septiembre de 2012

Filicidas...minorias, minucias...


Dedico este post a los que aún creen que Dios no ha muerto.

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨
¿Cometió Dios filicidio?

Si un filicida es alguien que mata a su propio hijo, no es necesario hacer una reflexión muy profunda para darnos cuenta de lo que encierra su significado. Y si involucramos directamente a Dios en relación a Adán y a Jesús de Nazaret, y, de manera indirecta, a todos nosotros...hablando "a lo humano" como diría Saulo de Tarso, Dios no pudo cometer filicidio porque él no transgrede ninguna ley, ya que las leyes morales están dictadas sólo para nosotros. Ni tampoco se le puede tachar en absoluto de dictador ya que su proceder estaría totalmente dentro de la legalidad. Dios es eterno, omnisciente, omnipotente...Él es el dueño del bien y del mal. Lo que nos lleva a otra reflexión nada baladí ¿Disfruta Dios con ese poder? ¿Siente placer como ejecutor de la violencia? ¿Disfruta matando? Porque...¿qué tiene de divertido si es legal? Todo lo que hace Dios es legal, ¿Dónde está el peligro entonces? ¿Dónde el suspense? ¿No es esa la diferencia de ser cazador o carnicero en un matadero?...

Aunque si buscamos fe, hay mortales adorables que se pasaron por el forro de los testículos esas pretensiones de los dioses...Para mi hubo un Dios: Nietzsche, que se reía de todo lo divino y elevó el pensamiento humano a la categoría de los dioses...

martes, 25 de septiembre de 2012

Mis labios por tus piernas...


Corta es la distancia que hay entre tus ojos y mi alma,
muchas las escusas para no aceptar que me haces falta.
Y es que hay veces que no llego y otras que me paso de frenada,
nunca sigo el plan de vuelo y aterrizo fuera de tu cama.

Y te marchas y me dejas otro beso que se estrella
contra mi canción que me recuerda
un beso en tu escalera, mi mano en tus caderas,
tu sangre por mis venas, mis labios por tus piernas.

Siento tus miradas que hoy me duelen
más que tus palabras, siento que te alejas
o tal vez soy yo quien no se acerca, y es que hay veces
que me muestro y otras que es mejor no dar la cara.
No es momento de dar cuentas
sabes bien que no me debes nada.
Ya sé que todo pudo ser mejor.
ya sé que todo pudo pero no, pero no. 
Y te marchas y me dejas otro beso que se estrella.

Una canción más que sugerente de la Quinta Estación.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Chabacaneando...


Decía Mario Benedetti que en algunos medios culturales, para decir que algo resulta vulgar, recurren a la palabra kitsch, importada del alemán que significa cursi, vulgar, chabacano, porque les parece demasiado vulgar decir "vulgar"...Y al mismo tiempo se declaran fanáticos devotos  de Bukowski, que era un borracho y emitía eructos en las entrevistas mientras hablaba con toda naturalidad de sexo explícito. Y suelen ignorar olímpicamente a Henry Miller, que también se emborrachaba y fornicaba explícitamente, pero que "lograba meter todo eso en un clima de poesía, casi de misticismo, y así elevar su realismo sucio "avant-la-lettre" a la categoría de arte universal".

Y es que la cursilería esa hermenéutica que el pobre iletrado comprende con toda claridad, en algunos eruditos brilla con todo su esplendor...

sábado, 15 de septiembre de 2012

Eucaristía...


Me dijiste que te sonaba a sacrilegio saliendo de mi boca...que era una incitación al pecado. Pero yo desde mi proverbial locura, desde mis ensoñaciones, tan religiosas todas, más bien me parecía un acto de fe. La adoración más suprema a un dios omnipotente...humedecer la oblea de tu amor como hostia sagrada entre la lengua y el cielo de mi boca...comerte todo...con una liturgia y precisión que sólo a un dios puede ofrecerse...purificar mi cuerpo con el fuego sagrado del tuyo...y morir como una bendita. Como muere una santa.... Águeda sacrificando sus pechos...y ofreciéndotelos en bandeja, purificar mi alma y matarme lentamente con tu fuego purificador...


martes, 11 de septiembre de 2012

La revolución



"¿Y qué hacían unos norteamericanos en una revolución mexicana?

Tal vez sólo haya una revolución. Desde siempre. La de los buenos contra los malos. La pregunta es: ¿quienes son los buenos?"

"¿¡La revolución¡?...Cuando el tiroteo termina los muertos se entierran y los políticos entran en acción. El resultado es siempre igual, una causa perdida"

"La revolución es como la más bella historia de amor. Al principio, ella es una diosa, una causa pura, pero todos los amores tienen un terrible enemigo: el tiempo. Al final tú la ves como es. La revolución no es una diosa sino una mujerzuela; nunca ha sido pura ni virtuosa ni perfecta. Así que huimos y encontramos otro amor, otra causa, pero sólo son asuntos mezquinos. Lujuria pero no amor, pasión pero sin compasión. Y sin amor, sin una causa, no somos nada. Nos quedamos porque tenemos fe. Nos marchamos porque nos desengañamos. Volvemos porque nos sentimos perdidos. Morimos porque es inevitable".

De la película "Los profesionales", dirigida por Richard Brooks, con guión del director, basado en la novela de Frank O' Rourker.



Nota:
Estos son fragmentos de algunos diálogos muy sustanciosos...Aunque creo recordar que yo he visto, no recuerdo cuando, una versión de esos diálogos más original, porque creo que Jack Palance decía: "La revolución, esa novia adorable y pura, con el tiempo se convierte en una puta a las que todos se quieren tirar"...Y de hecho, en la película, además de una muy bella Claudia Cardinale, que representa al amor puro, capaz de salvar las barreras que la vida pone, a modo de zancadilla, a todo enamorado, sale también otro personaje; "Chiquita" (Marie Gómez) que se cepilla a todo el que se pone por delante, y que encarna (eso creo) a lo que puede llegar la revolución, porque al fin y al cabo la vida es esa sucesión de acontecimientos y lo que hoy es blanco mañana puede ser negro. Y todos los personajes, en un momento o en otro de su vida han sido revolucionarios de una u otra causa.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Cavilaciones desdramatizadas...


Me desperté pensando en la Maga: "...agachó la cabeza con el aire de quien presiente que va a decir una burrada"...

Hay noches en las que me acuesto y en cuanto reclino la cabeza sobre la almohada empiezo a hacer elucubraciones. Mi cabeza se llena de reflexiones sobre lo humano y lo divino...Son reflexiones, por así llamarlas, muy sui géneris, que en un principio me parecen verdaderas genialidades. Son conclusiones que hasta incluso pienso: ¡no puede ser¡ Si esto es tan genial ¿cómo es que no se le haya ocurrido a nadie en toda la existencia de este inconmensurable mundo?...Una de dos: o esto es un plagio, o esto no vale nada. Aún así, a veces en mitad de la noche me levanto y tomo apuntes. Pero...¡qué jodida mierda es esto¡ pienso a la mañana siguiente. Y es una verdadera pena; (es lo más trágico de todo) que yo me crea  que esto es interesante para que alguien lo lea. Pero..."Quien quiera escribir su sueño debe permanecer infinitamente despierto" Paul Valéry. Es esa sensación inefable de elevar los pies  del suelo para desplegar los deditos de mi ego...Como anoche, que de pronto me encontré en el centro de un jardín rodeado de salones perfumados por el olor a café turco, limoneros y granados, cerezas de rojo intenso azulado, cogidas en Giresún, antes Cerasus, cuyo nombre tomaron las bellas cerezas. Manzanas de Sinope y naranjas de la china. Y el famoso pez Khamsi Valija, al que el Emperador Adriano elevó un monumento en el muelle de los mercaderes...

...y narrar sensaciones y lugares, y desentrañar cosas que ya estaban escritas aunque sea de otra manera, porque como dice el Eklesiastés, nada hay nuevo bajo el sol (ni bajo las estrellas) porque todo es querer dar caza al viento...y en un ataque de clarividencia me encuentro al cabo de la calle y veo con una claridad palmaria que nada de todos esos ríos de tinta sirvan para algo, lo haya escrito quien lo haya escrito...Tampoco sería coherente confiar en mis propios razonamientos, sería absurdo, yo que siempre digo lo que me viene a la punta de la lengua...Lo que de verdad quiero es encontrar a quien me ha encontrado...y saborear emocionada ciertas composiciones poéticas...o esos libros que me convierten en una mujer ensimismada...pozos del pensamiento que me sumergen en laberintos o me elevan al séptimo cielo...me llenan de sensibilidad, me hacen soñar y entrar en otros mundos, imaginados o empíricos...porque todo lo que puede ser imaginado es real..."Escribir no tiene secreto, sólo te sientas y te pones a soñar...Lo importante para un escritor es contar una buena historia" Ernest Gemingway...Y lo que dijo Pablo, el artista, el genio; "Los malos artistas copian, los genios roban" Así que no seré yo quien me avergüence de robar las buenas ideas. Y aquí entra el otro Pablo, el malo, el de Tarso, que con su letra pequeña y a grandes rasgos, va atravesando las puertas del cielo, caminando gozoso en su "viaje" al séptimo cielo con el slogan: "mansión de ángeles, santos y bienaventurados"...sin olvidar al "buen ladrón" que estará con él en el paraíso...

Miro a mi alrededor...
Por la ventana, a lo lejos se ve la playa solitaria...el mar que parpadea con sus pestañas de espuma...pronto por el horizonte el ondulante Océano se iluminará de luz...y cerrará mi pupila para contemplar su desnudo que quizás jamás vea en su totalidad...

Confío una vez más en mi prodigiosa reconstrucción mental...

Creo que todo esto merece un cierre inesperado, algo sin mucho sentido...Un  Deux ex machina.

¡Pero lo pensaré mañana¡


lunes, 3 de septiembre de 2012

El salto


usted aprende
y usa lo aprendido
para volverse lentamente sabio
para saber que al fin el mundo es esto
en su mejor momento una nostalgia
en su peor momento un desamparo
y siempre siempre
un lío

Mario Benedetti

                            *******************************

Tengo un año de excedencia para empezar  de nuevo en mi trabajo. Sí, en el que trabajaba, y digo trabajaba  porque seguramente ya no volveré más. En otras palabras, volver o no volver. En otras palabras más, estoy sin trabajo.

En este momento aún tengo varias cartas en la mano para seguir jugando la partida...Todos mis compañeros me abrazan, frotando mi espalda dándome calor. Mi abuela ya se ha despedido: "Hija, mírame bien porque ya no volverás a verme con esta carne marchita sobre estos maltrechos huesos. Cuando me imagines hazlo con mi mejor imagen, la que tú quieras, pero que sea bonita".

A llegado la hora  de cambiar de rumbo, aunque antes hay una celebración. Se casa mi prima, la pecosa, la pelirroja...ella al fin ha optado por formar una familia. Gajes de la mala crianza de esta saga. Así que la boda también será motivo para mi despedida. Habrá lágrimas por partida doble. La próxima vez que baraje mis cartas, lo haré seguramente en otro lugar, en otra ciudad, quizás en otro Continente. Mi amante pondrá cara de desconsuelo, pero hace tiempo que sé que todo son pantomimas, que mi relación hace ya tiempo que está acabada.

Mi marcha también será para algunos motivo de alegría. Mi padre y su mujer (hace una eternidad que no los veo) cuando reciban noticias mías se alegrarán. Mi padre sabe de sobra que sé arreglármelas sola. En mi partida llevaré una libreta vieja y una pluma nueva...Imagino en la boda a mi primo más querido, sé que no va a parar de sonreírme. Este chico no tiene miedo al riesgo...siempre ha hecho cosas fabulosas por mi- Una de las menos peligrosas es aquella en que al verme a lo lejos, en un atasco, y sin respetar el verde de salida, lejos de ponerse en movimiento, salió de su coche y vino hacia mi quedando suspendido en medio del tráfico llenando el aire de improperios y bocinazos...

Y el otro... el poeta maldito, lo llamaba mi abuela, y además es guapo, y sigue siéndolo, dice mi tía Gertrudis...¿y cómo se ha podido liar con esa actriz de tercera y que además es feísima? Aún recuerdo cómo nos reíamos todos aquella tarde calurosa de Agosto, cuando mi primo, el guapo, le contestó a mi tía cuando se lo pregunto: "casi todas las mujeres lo tienen de astracán, pero es que ésta lo tiene de terciopelo...¡la terciopelo me conquistó¡...Y además, esa mujer tiene el don de ser "vencedora del mal; la que pisa la cabeza a Satanás"...(enigma) El sol se iba ocultando por el horizonte y aún seguíamos pensando...

Hoy presiento en el aire como un presagio, como un preludio de despedida...Y tal vez sea el epílogo de un tiempo y el comienzo de otro...cierro los ojos y mi abuela me está guiñando un ojo al mismo tiempo que levanta el pulgar de la mano derecha...

Cuantas veces habré mirado a través de la ventana de la oficina soñando este viaje, o en la cafetería tomando un café sentada a la mesa como se sientan los franceses, de cara a los paseantes y de espaldas a la cafetería para observar sin importarme ser observada...Quizás ya ha llegado el momento de partir, aunque no lo había pensado con este amago de tristeza. Es duro comenzar una vez más de cero. Pero siempre nos espera algo nuevo, y a veces mejor.




martes, 14 de agosto de 2012

La mirada


El verdadero lugar de nacimiento es aquel donde por primera vez nos miramos con una mirada inteligente; mis primeras patrias fueron los libros. (....) La palabra escrita me enseñó a escuchar la voz humana, un poco como las grandes actitudes inmóviles de las estatuas me enseñaron a apreciar los gestos. En cambio, y posteriormente, la vida me aclaró los libros.
Margueritte Yourcenar

Que proceda del cielo o del infierno. Qué importa,
¡oh, Belleza¡ ¡monstruo enorme, horroroso, ingenuo¡
Si tu mirada, tu sonrisa, tu pie me abre la puerta
de un infinito que amo y jamás he conocido.
Baudelaire


Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante en el paraíso.
Jorge Luis Borges

lunes, 6 de agosto de 2012

Te invito a un trago si te limpias la sangre de la boca


Me fascina verlos discutir. Los dos son pareja y son mis amigos. Son el no va más. No se entienden...pero se entienden...yo ya me entiendo. Llevan con la misma conversación, cantinela, dice él, inacabada más de seis años. ¡Y no se cansan¡ Sinceramente, yo creo que es una estrategia de él para sacar a flote el lado oscuro de ella...Y ella dice que él le pone de los nervios. Creo que están hechos el uno para el otro.

Esta es más o menos la conversación que empiezan y nunca terminan desde hace más de seis años: ¡Escuchen¡

Ella--No me comprendes.
Él--Es que tienes la puta manía de pretender que te entienda cuando no sé de qué coño me estás hablando.
Ella--Ya, y por eso respondes por responder, al tuntún.
Él--Mira, no me jodas, estoy hasta los cojones de estos diálogos absurdos.
Ella--¿Sí? Pues la culpa es tuya. Nunca concretas nada. Tus conversaciones siempre van intercaladas de silencios, de hilos colgantes, de escenas cortadas...
Él--¡Ya estamos¡ No empieces con tu verborrea absurda, con ese tono literario, con esa pretensión de querer hacerte la erudita. A mi no me engañas.
Ella--¡Vete a la mierda¡
Él--¿Ves? Cuando no sabes que decir recurres al insulto.
Ella--¡Que te calles¡ Que no quiero seguir con este rollo tuyo.
Él--Vale. Pero que sepas que lo tuyo es estar dando siempre por saco.
Ella--Y dale...¿Tú eres imbécil o qué?
Él--Mira, que te den.

Portazo estrepitoso.


lunes, 30 de julio de 2012

El beso


Caminaba descalzo. Aquel hombre tenía cierto encanto: resultaba elegante su manera de caminar. Prescindía de las sandalias que solía portar su jovencísimo discípulo más querido. Las mujeres le idolatraban, y el joven discípulo, tierno y confiado, no se asombraba de sus palabras prodigiosas, porque un niño lo espera siempre todo. Las mujeres ungían sus pies con perfumes carísimos...Ese hombre que adoraba la inactividad y la usaba como arma para erradicar la violencia, decía: ¡No matarás¡

Sin embargo el concepto matar estaba tan arraigado en el corazón de aquellas gentes, que el mensaje no calaba; les parecía tan simple...tan anodino, que ni siquiera les motivaba por un instante. Ni se molestaban en tratar de comprenderlo.

"Si alguien te da una bofetada ponle la otra mejilla"

No era violento, y sin embargo con esa afirmación parecía incitar a la violencia..."Una bofetada no es suficiente, dame otra" ¿no era eso una provocación? ¿O no sabía que para el hombre una chispa de violencia puede desencadenar una tormenta?

¿Y si nos matáramos a besos?

(¡Matarnos a besos¡ le dijo al oído a Malena)

Los demás se quedaron con la mosca detrás de la oreja...

--Maestro-se atrevió a tomar la palabra el discípulo más audaz-¿no crees que esa carreta es difícil de vender?...

Malena se acercó a Judas, y con una mirada envolvente quiso sellar sus labios, y para que fuera más convincente se los tapó con sus hábiles y perfumados dedos.

El discípulo más audaz sabía medir las consecuencias...Los tontos no ganarían el mundo, ni poseerían la tierra. Para esas pobres gentes, a las que el maestro catalogaba como "pobres de espíritu", el maestro había diseñado un mundo mucho más etéreo e inútil...muy propio para gentes de pocas luces...

¿Y si nos matáramos a besos?

La pregunta revoloteaba como una mariposa sobre sus cabezas, como un Pentecostés, como una señal  en lengua de fuego...como contraseña del mismísimo Diablo.

Y el discípulo más audaz, le dio la vuelta a las palabras del maestro...cuando le puso la mejilla se la besó...



martes, 24 de julio de 2012

Mi "Humanismo"...



Creo que dentro de mi naturaleza no me es posible odiar a los hombres. Pero tampoco creo que me sea posible amarlos incondicionalmente. Y si intento llegar a una conclusión más precisa, tampoco puedo amarlos sin conocerlos. No los conozco...Siempre que el amor sea, justamente, el verdadero conocimiento. Y si amo, o he amado a alguno en particular, sólo ha sido porque en su momento representaban un símbolo; de el Hombre, de el Amor, de el Deseo, de la Voz Humana...incluso de la Muerte...Pero enamorarme de un hombre en su totalidad, por decirlo con todo rigor, no creo que esté al alcance de mis sentimientos. No creo que pueda enamorarme cabalmente de persona alguna. Veo la ilusión que me proporciona la idea de contemplar a un hombre enamorado. Pero veo también los intentos que hace para gustarme, para despertar mi interés, y no concibo que todas esas cosas que hace para agradarme lo haga exento de cierta falsedad...¡no puedo evitarlo¡ ver el prisma que aumenta el punto de mira y que a cada acto por muy auténtico que pretenda ser, lo miro con cierto escepticismo. No valoro el esfuerzo, no me ilusiona ¿Soy un caso perdido para sentir afectos? ¿Estoy incapacitada para amar?...


"Puede uno amar sin ser feliz,
puede uno ser feliz sin amar;
pero amar y ser feliz es algo prodigioso"

Honoré de Balzac

***************

"El amor es paciente, es servicial;
el amor no tiene envidia,
no es presumido ni orgulloso;
no es grosero ni egoísta, no se irrita,
no toma en cuenta el mal;
el amor no se alegra de la injusticia,
se alegra de la verdad.
Todo lo excusa, todo lo cree,
todo lo espera, todo lo tolera"

Pablo a los corintios

Dos hombres opinando sobre el amor. El primero sobre el amor a sí mismo. El segundo, pretenciosamente, sobre el amor a la Humanidad. Pero bajo mi humilde punto de vista, ninguno de los dos entendía gran cosa de mujeres.

La verdad está en ese punto,
es el centro del universo,
es La petite mort